Inici > Ecos de la Ilíada > Petrarca i la seva Ilíada

Petrarca i la seva Ilíada

 

Altichiero da Zevio, Retrat de Francesco Petrarca, c. 1376, Padova

L’editorial adesiara ens obsequia de nou amb una traducció al català d’un text del Petrarca. Després de la “Carta a la posteritat” i “Carta a Boccaccio”, traduïdes per Joan Bastardas i Pere J. Quetglas, ara li toca el torn a “La meva ignorància i la de molts altres”, en versió de Laura Cabré.

Segons la presentació editorial del llibre:

Petrarca, savi venerable, que ha obtingut els seus vastos coneixements després de molts anys d’estudi i de dedicació fervorosa a les lletres, és titllat d’ignorant per quatre joves pedants i malagraïts que el denigren perquè envegen la fama que ha assolit. Publicat tres anys abans de la seva mort i considerat el seu darrer gran tractat, aquest llibre constitueix l’assenyada defensa del vell mestre contra la falsa erudició, contra la xerrameca inútil dels setciències. Ara bé, com ell mateix afirma, quan la supèrbia humana desplega al vent les seves ales implumes, no hi ha res a fer: la cultura, avui com ahir, té mala peça al teler.

Si portem aquí el referit llibre és perquè en ell Petrarca es refereix a la traducció de la Ilíada al llatí, obra de Leonci Pilat, per encàrrec seu, de la que disposava.

En un passatge del capìtol IV del seu tractat, diu així:

 

Però tornem a Aristòtil, que amb el seu esclat enlluernador ha fet incórrer en els avencs de l’error molta gent d’ulls lleganyosos i febles. Sé que ell va proposar la unitat de la sobirania, que abans ja havia proposat Homer. Homer ho expressa així, segons la nostra traducció llatina en prosa: «No és bona la senyoria de molts, hi ha d’haver un únic senyor, un únic comandant.» Aristòtil, per la seva banda, diu: «La pluralitat de sobiranies no és bona; per tant, hi ha d’haver un únic sobirà.» Però el primer parlava de la sobirania bumana, i el segon, de la divina; l’un es referia a la sobirania dels grecs, mentre que l’altre, a la de tots. Homer en feia sobirà l’Atrida, però Aristòtil en feia sobirà Déu. […]

 

Quina era, aquesta “nostra traducció llatina en prosa”?.

En el treball de Pilar Saquero Suárez-Monte i Tomás González Rolán “Sobre La presencia en España de la versión latina de la «Ilíada» de Pier Candido Decembrio. Edición de la «Vita Homeri» y de su traducción castellana“, (Cuadernos de Filología clásica, vol 21, 1988, UCM) hi trobem:

 

Petrarca poseía en su biblioteca diversos textos latinos, conocidos también por las personas cultas de la Edad Media, que trataban de la guerra de Troya, a saber las Periochae atribuidas a Ausonio, el poemita de la Ilias latina, y la Ephemeris belli Troiani y el De excidio Troiae historia, cuya paternidad se atribuye a Dictis Cretense y Dares Frigio, respectivamente.

Pero el gran poeta italiano no se contentaba, y en esto se diferenciaba de los autores medievales, con estas obras, sino que deseaba leer la obra homérica. Movido por esta idea —o mejor obsesión— es por lo que, encontrándose en Verona, ruega en 1348 a Nicola Sigero, embajador del emperador bizantino Juan Cantacuzeno, que le consiga un códice griego de la Ilíada. Encargo que el embajador cumple, porque a finales de 1353 o comienzos de 1354 le es enviado a Milán el códice solicitado.

Ahora bien, en aquel tiempo prácticamente nadie en Italia, lo mismo que en el resto de Europa occidental, sabía griego y en esta situación se encontraba también Petrarca, que sentía su relación con Homero como un diálogo entre un mudo y un sordo (Fam, XVIII, 2) «Homerus tuus apud me mutus, imo vero ego apud íllum surdus ».

Su desconocimiento total de la lengua griega hace que Petrarca localice en Padua —hacia 1358-1359— a un italogriego, el calabrés Leoncio Pilato y le solícita que traduzca al latín los cinco primeros libros de la Ilíada, hecho del que estaba inmensamente orgulloso (Sen , XVI, 1) «Quique grecus ad me venit, mea ope et impensa factus est latinus, et nunc inter Latinos volens mecum habitat »

A esta primera traducción parcial, ejecutada a partir del códice griego propiedad de Petrarca, que no conservamos, siguió otra completa de la Ilíada y también de la Odisea hecha por el mismo Leoncio Pilato, ahora por encargo de G Boccaccio, de lo cual se vanagloria (Gen Deor Gen, XV, 7) «Ipse insuper fui qui primus meis sumptibus Omeri libros et alios quosdam grecos in Etruriam revocavi »

Sobre el autógrafo de Boccaccio, actualmente en paradero desconocido, G Malpaghíní realizó una copia para Petrarca. Los tres códices de Petrarca, es decir el original griego de la Ilíada que le había enviado Nicola Sigero y las traducciones latinas de la Ilíada y Odisea hechas por L Pilato para Boccaccio y copiadas para él por G Malpaghíní, pasaron a la muerte del poeta a la biblioteca de los Víscontí en el castillo de Pavía, donde son descritos en el inventario de 1426.

En 1439 Píer Candido Decembrio ha tomado la decisión de probar fortuna en una versión más pulida, elegante y exacta de la Ilíada que la servil de Leoncio Pilato, después del fracasado intento de A Loschi, saludado con alborozo por Colucio Salutati  «Gaudeo, dilectissime fili, quod, postquam habes Homeríce translationem Iliados, licet horridam et incultam, cogitaveris ipsam excolere »

Así pues, pidió en préstamo a G Auríspa, por mediación de su amigo Lenon Amidani, un códice griego de su propiedad. Pero como Aurispa no estaba dispuesto a desprenderse de él, Píer Candido solicita y obtiene en préstamo, en 1439, los códices petrarquescos de la biblioteca del castillo de Pavía, como se observa en la nota del catálogo […]

Retuvo Decembrio los tres codíces durante siete años y una vez devueltos permanecieron en la Biblioteca de Pavía hasta que las dos traducciones de L Pilato pasaron a Francia, encontrándose actualmente en la Biblioteca Nacional de París (ms latino 7880, 1-2), mientras que del códice griego de la Ilíada, que perteneció a Petrarca y que fue utilizado, como hemos señalado por Pier Candido, no se sabía su paradero hasta que A Pertusi, en deslumbrante descubrimiento, lo localizó en Milán (Ambros , 1, 98 mf).

 

 

Petrarca. La meva ignorànciaPetrarca. La meva ignorància i la de molts altres.

Traducció de Laura Cabré

aetas, 9.

adesiara editorial. Martorell, 2010.

ISBN: 9788492405305

 

 

  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: