Arxius

Archive for Mai de 2012

Calipso es lamenta. José Miguel Silva

.

.

.

Lamento de Calipso

.

José Miguel Silva (Vila Nova de Gaia, Portugal, 1969)

Primeiro foi o bule,
de seguida foi a asa.
Que mais irás quebrar.
 
Não sei o que fazer com o teu sim,
o teu não, o teu
passa-me o açúcar.
 
A distância dos teus olhos não a sei
abreviar, o latido dos teus sonhos
não me deixa adormecer.
 
Gostava de te amar um pouco menos,
de voltar ao meu rebanho
de feridas e sopores,
regressar ao rijo barro dos Domingos
em que não te conhecia,
ao supor de suas tardes
 
Quando ainda não sabia
da dureza do cimento, nem dos modos
de quebrar e ser quebrado.
 

José Miguel Silva

Ulisses já não mora aqui

.

.

.

L’Ulisses de l’Arnella

.

.

.

LA FESTA D’ULISSES 
(Opereta folk en un sol acte) 
 

Jaume Arnella (Barcelona, 1943)

Romancer:  
.
Benvinguts, senyors, senyores, 
benvingut el personal, 
estem assistint tots, ara, 
a un moment excepcional.

Ha arribat entre nosaltres,  
provinent del Mar Egeu, 
el mític, el gran Ulisses 
el magnífic Odisseu.

Ha passat mils d’aventures, 
ha patit molts desenganys, 
ha estat anant a la deriva 
ja no sé ben bé quants anys.

Ha sentit cants de sirenes, 
ha destrossat els troians, 
s’ha escapat de malvats cíclops 
ha fugit de mil amants.

Per sortir de les penúries 
i de tota malvestat 
no ha fet servir sols la força, 
És l’enginy qui l’ha salvat.

Ell vol tornar a casa seva 
on l’esperen dona i fill, 
però els déus no li són propicis: 
sempre el posen en perill.

Ell se n’ha sortit de totes, 
mantenint el seu intent 
de fer un retorn als orígens 
vivint el moment present.

Atenció, que ara es desperta, 
Ulisses encara és viu; 
escoltem-li les paraules. 
Ulisses, aquí el teniu. 
 

Cançó d’Ulisses

.
On sóc? si us plau, ara us demano. 
On sóc? digueu-me bona gent. 
On sóc? que surto d’un naufragi 
On sóc? Qui em dóna acolliment.

Jo vinc de terres molt llunyanes 
arrossegat pel mar i els vents 
però estic aferrat a la vida 
i lluito serrant fort les dents.

Els deus no m’han estat propicis 
ben sol, amb la llança i l’escut, 
sovint, he hagut de defensar-me 
i mai no em dono per vençut

On sóc? si us plau, ara us demano. 
On sóc? digueu-me bona gent. 
On sóc? que surto d’un naufragi 
On sóc? Qui em dóna acolliment.

.

Romancer: 

.
Heu sentit prou bé el que deia? 
Diu que està desorientat. 
Sabem què és, per experiència, 
això a tots ens ha passat.

Ulisses, però, no ho amaga 
i ho diu, si es troba perdut. 
Com que és tot un personatge, 
algú l’ha reconegut.

I ara, amb una comitiva, 
tal com mana el ritual, 
li donen la benvinguda 
d’una manera oficial. 
 

Cor: 

.
Estàs de sort, Ulisses, 
ja pots estar content 
estàs en bona terra 
i enmig de bona gent.

Som un poble pacífic 
i és ric aquest país 
gaudim d’un molt bon clima 
això és el paradís.

Tenim mar, tenim muntanya, 
tenim rius i un Montserrat, 
i qui ens mana i qui ens governa 
és la Generalitat.

Som treballadors de mena, 
eficaços, agressius, 
les lleis del mercat ens omplen, 
som moderns, competitius.

Estàs de sort, Ulisses, 
ja pots estar content 
estàs en bona terra 
i enmig de bona gent.

Som un poble pacífic 
i és ric aquest país 
gaudim d’un molt bon clima 
això és el paradís. 
 

Ulisses: 

.
Això, senyors em sona; 
això no em ve de nou 
m’ho han dit d’altres vegades 
i sé el pa que s’hi cou.

.

Cor: 

.
Aquest discurs d’entrada 
l’hauríem de polir; 
crec que aquest no combrega 
amb rodes de molí.

.

Ulisses: 

.
Em sona a propaganda 
a fulletó barat, 
no vulgueu enganyar-me, 
digueu-me la veritat.

Cor: 

.
És home d’experiència, 
no se’l pot enganyar, 
ens traurem la careta, 
veiam què passarà. 
 

Un músic: 

.
Nosaltres som uns 
ma me mi mo 
músics de carrer 
i no ens espanta  
ta te ti to 
tocar quan convé. 
El repertori ens 
fan fen fin fon 
funciona prou bé, 
fem balls, concerts i al- 
gan guen guin gon 
gun passa-carrer.

El que ens agrada 
nau neu niu nou 
no ho deixem de fer 
encara que no ens 
da de di du 
doni molt diner. 
Barregem temes 
valls vells vills volls vulls 
vells i actuals 
i no ens recolzen 
mal mel mil mol 
multinacionals.

Anem per lliures 
ja je ji jo 
juguem i fem joc; 
solets traiem les 
ques quis cos cus 
castanyes del foc. 
Per qui ens escolta 
par per pir por 
portem il.lusions, 
grapats de somnis 
mans mens mins mons 
munts de sensacions. 
 

Un ballador: 

.
A mi m’agrada la dansa 
i sóc un ballarí 
tot el dia jo ballaria 
però no ho puc fer així.

Els diners tots se’ls enduen 
les grans celebritats 
i els altres anem a dos veles 
i mig esparracats.

Per guanyar-me les garrofes 
he de fer el que convé: 
dono classes a canalla  
d’ESO o d’EGB.

I si mai surt algun bolo 
me l’he de treballar 
i si el pressupost no arriba 
el faig sense cobrar.

Pels músics no comptem gaire 
que si cols, que si naps, 
i per fer coses conjuntes 
costa de lligar caps.

[…]

Jaume Arnella

.

.

.

Font i text complet: MagPoesia

.

.

El capità Ulisses, d’Alberto Savinio

.

.

.

ULISSE: La sede precisa del mio destino, io, alla fine, l’ho scoperta: il destino noi ce lo portiamo qui, con noi, tra il panciotto e la camicia…

ULISSES: La seu precisa del meu destí, jo, finalment, l’he descoberta: el destí el portem ací, amb nosaltres, entre l’armilla i la camisa…

.

.

La nave di Ulisse
Giorgio De Chirico

LA VERDAD SOBRE EL ÚLTIMO VIAJE

JUSTIFICACIÓN DEL AUTOR

.

El sentido de estas páginas debe ser entendido como una obra de beneficencia. Ésta es la clave que abre mi “Historia de Ulises”. La filantropía es practicada de manera bestial. Chalecos de lana y so­pas calientes no resuelven el problema de la infelicidad. Entre la humanidad que sufre, los tipos más interesantes jamás acudirán a un patronato de damas que ya superaron la crisis de la menopausia. Hay un destino de la muerte así como hay un destino de la vida. Los comités y ese dinerito que gotea de los bolsillos demasiado lle­nos se encargan de socorrer al estómago y a los sabañones. Pero ¿quién se hace cargo de auxiliar al hombre que no encuentra des­canso y de echar una mano a aquel que no logra morir? Éste es el bien que hice al hombre de las muchas vidas. Ésta es la razón de “Capitán Ulises”.

Lo que comprometió enormemente el buen nombre de Ulises es el atributo de Héroe que el registro civil de la historia tontamente antepuso a su nombre. Héroe y Ulises, estas dos antinomias no coinciden más que en los documentos oficiales, en los textos interpolados por cuarenta siglos de incomprensión. A Ulises le falta el requisito esencial del héroe: la inteligencia del buey así como el daltonismo de perspectiva propio de las facultades de este mamífe­ro superior. Demonio una vez era el nombre dulcísimo de los ánge­les. Potager le dicen en Piamonte a la estufa de carbón. Tiempo y variaciones del clima afectan desastrosamente a las palabras. Las deforman, borran hasta la sombra de su significado original. Héroe tiene para nosotros el significado corto y ruidoso de un disparo de bombarda. Cuando Ulises tenía una edad entre la juventud y la madurez, el valor de Héroe no iba más allá de aquellas condecora­ciones que se otorgan de oficio a quienes alcanzan la debida anti­güedad de servicio. Los héroes de Homero eran algo entre el Comendador y Chevalier de la Legión d’Honneur. ¿Acaso podía yo dejarle a Ulises una nariz de cartón y un disfraz de carnaval? Quise volver a escuchar la voz de mi amigo abandonado por todos, contar los latidos de su corazón. Un corazón de bronce suena hueco, como el odioso sonido de las campanas. Era necesario devolverle al co­mendador Ulises su estatura natural.

Al perro fiel le gusta que le saquen fotos a los pies del cazador. En las pequeñas enciclopedias, a los famosos les encanta que los retraten en compañía de la cosa que justificó su ingreso al panteón de la fama. El violín explica la figura de Paganini, que de otra ma­nera confundiríamos con un ejemplar rarísimo de hombre araña. La Venus de Milo puede prescindir de los brazos, pero el certificado de belleza le es necesario como el sello en el pasaporte. Y si junto al retrato de la Patti no encontráramos la inscripción enmarcada por un redondel: Voz de ruiseñor, Adelina volvería a ser aquella inverosí­mil figura que efectivamente es: protagonista de sueños para los números de la lotería y muerta que canta. Pasemos a la letra U. Ulises está fotografiado con el paladio en la mano y la barba postiza. A la derecha, en un bonito medallón, el retrato de la Infelicidad. Peque­ño como una miniatura, pero tan parecido que te deja sin aliento.

Lo studio di Telemaco
Giorgio De Chirico

También Ulises es un gran infeliz, un incomprendido. Grandes infelices e incomprendidos integran una especie particular, se les re­conoce como al cuervo entre las palomas. Job, Camóes, Werther, Jacopo Ortis. Hicimos mención de algunos entre los más ilustres miembros de la tribu de las caras largas, de los cuellos torcidos, de los rostros asimétricos, de los ojos bizcos. Entre las leyendas de la pintura éstos fueron canonizados por Theotokopulos, por Amedeo Modigliani y por la Época Negra de Picasso. El tenebroso club de estos solitarios oculta una muy estudiada coquetería. Excepto los iniciados, nadie más sospecha que en este círculo tan cerrado se halla el verdadero nido de la felicidad más íntima, más celosa. ¡Ay de quién se atreva a tocar a un gran infeliz en su preciosa infelicidad. ¡Ay de quien le sugiera el modo de deshacerse de ella, de reintegrar­se a la vida de todos! Eso sería como privarlo de sus rentas, títulos y honores. Esta consagrada infelicidad, este apartarse y formarse un grupo cerrado, como en la colonia los blancos apartados de los ne­gros, es la forma más exquisita de la felicidad. Ulises tiene los pape­les en regla, toda la documentación habida y por haber, cumple con los requisitos más gloriosos para ser admitido entre los grandes infelices. Sin embargo —¡mira nada más qué salado está y qué mala suerte tiene este hombre!— en el club de los grandes infelices, así como en todas las demás asociaciones, congregaciones y sociedades de este mundo, Ulises no entrará ni en pintura. En sus narices sen­sibles y carnosas, en sus narices orientadas hacia la exploración del humor del viento, en sus narices siempre en búsqueda en el aire inerte de una brizna, por pequeña que sea, de felicidad humana, todas las puertas se cierran con gran estruendo.

Ulises constituye un ejemplar único, no encuentra lugar en nin­guna categoría conocida. El Incomprendido es así por exceso de se­riedad: Ulises por exceso de futilidad. Obligado en un principio a un aislamiento del cual nadie quiere desconocer el horror, el Incompren­dido por seriedad sabe bien que, después de este duro aprendizaje, la gente se aglomerará a su alrededor como las moscas sobre el excre­mento caliente. Per áspera ad ostra. Desde el que es medianamente inteligente hasta el más zonzo, la seriedad es el empíreo supremo, la aspiración de todos. Pero bajar hasta la extraordinaria futilidad de Ulises, ¿quién se atreve? Solo, él nunca verá desmentida su tremenda soledad, esta soledad sin gloria y sin premios que la ambición cerca como una zona de miasmas y de malaria. Ésta es la trágica situación del navegante sin rumbo, la inconfesable razón de su infelicidad.

.

[…]

.

La villa di Calipso
Giorgio De Chirico

Ulises ha llegado a la conclusión de la Aventura Multicolor, Los te­mas de su vida» tan lentos y solitarios hasta aquí, a este punto se mezclan, se agilizan y comienzan todos juntos el gran galope final. Ulises, según las circunstancias, fue patético y negligente, elocuente y mudo, magnánimo y avaro, despiadado y muy tierno, severo y payaso. Repasó todo el repertorio de las actitudes, expresiones, pri­meros planos. Desgranó punto por punto el programa de las cosas que hay que hacer, de los sentimientos que se tienen que expresar, y con habilidad más que con fe y conciencia, reticencia y pudor no le obstaculizaban en absoluto, no le alteraban para nada. Huyó del adulterio. Regresó a su hogar. (Parece una tontería, pero el hecho de volver a casa era importantísimo para él, el objetivo —fallido— de su vida). Mandó en la guerra y en la paz. Fue rey. Fue esclavo. Fue el padre cariñoso y el marido fiel. Vengó el honor ofendido. Reverenció la divinidad. Cubrió su puño de hierro con un guante de terciopelo. Hizo de todo, hizo de las suyas. Se apegó a las reglas, a las normas, al estilo. Sin embargo está desubicado. ¿Por qué? Vi­vió la vida de todos —menos la suya propia. Otorguémosle a Ulises el necesario reposo.

La corte dei Feaci
Giorgio De Chirico

Ayudé a Ulises a guardar las maletas en el desván. Del último viaje o no se volverá a hablar nunca más, o se hablará de otra mane­ra. A los delegados oficiales de las diferentes comisiones y subcomi­siones de la sociedad humana, Ulises contestó con un “no”, categórico y tajante. Contestó que “no” al cielo en cuyo nombre había sido objeto de los acosos amorosos de una señora cargada de armas y de consejos. Un minúsculo diafragma se le abrió en el cere­bro e irradió una luz resplandeciente en su alma oscura. El deber que dice yo soy, el único que cuenta y del cual todos los demás des­cienden como prole degenerada, habló en él con voz sonora. Ulises concluyó su aventura multicolor, la resumió, se la encerró en un puño y ahora se le queda viendo como uno que, saliendo de la manicura, se admira el brillo de la uñas. Baja del escenario y antes de mezclarse con los espectadores de los cuales por fin se mereció el diploma de hermandad, antes de convertirse él mismo en un espec­tador, se quita la barba postiza. El Ulises falso, brillante y vacío, se queda entre bastidores, invisible pero presente en un mundo de errores. En vano le llaman de la tierra y del cielo. Aquellas voces, Ulises ya no tiene oídos para escucharlas. Las apariencias tentado­ras, las seductoras absurdidades, Ulises las echó al olvido. Ahora que, después de todo lo que ha pasado, por fin aprendió a vivir, Ulises, cuando tenga ganas, podrá también morir.

.

Alberto Savinio
Introducció a Capitano Ulisse
Traducció d’Elena Negri

.

.

.

.

Ulises, de civil, llevando puesto un sobretodo, sombrero en la cabeza y bastón en mano, sale de atrás del telón interior, del lado derecho del arco escénico, y avanza por el proscenio.

.

ESPECTADOR (encontrándose al capitán frente afrente queda petrifi­cado): ¿Usted?…  ¿Usted?… ¡Y vestido de esta manera!

ULISES (con la mayor tranquilidad): Así es.

ESPECTADOR: Pero, ¿a qué se debe?… ¿No se había embarcado? ¿no se había ido?

ULISES: Sí: pero un pensamiento, caído en mi mente como un rayo que pega contra una encina, me hizo volver.

ESPECTADOR: ¿Pero por qué? ¿por qué?… ¡Yo sigo sin entender!

ULISES: Diez años completos corrí a ciegas tras uno de mis destinos terrenales. Confiaba en una mujer, en una casa, en aquellas cálidas, alentadoras esperanzas que disfrazan bajo un velo de dudosa santidad, la oscura hambre de las generaciones… Vio usted mismo de qué manera me pagaron. Fracasado mi pri­mer destino, inmediatamente me fue ofrecido otro, más noble y prometedor: ¡la muerte memorable!… ¿Y entonces?… A estas alturas somos demasiado astutos para conformarnos con se­mejantes soluciones. En pocas palabras, ¿qué quieren de noso­tros estos intrusos? ¿quién nos gobierna? ¿a quién debemos obedecer?… No: la piadosa ingenuidad que nos hacía dejar nuestra suerte en manos ajenas, aunque fuesen las manos ex­celsas de una diosa, la perdimos. ¡Yo exijo plena responsabili­dad! ¡rechazo cualquier ayuda!… ¿Sabe por qué?… La ubicación exacta de mi destino, yo, después de todo, la descubrí: el des­tino lo llevamos aquí, con nosotros, entre el chaleco y la cami­sa… ¿Quiere hacerme un favor? Informe a todo el mundo que la parte más solitaria, más heroica, más fatal de la vida de Ulises… (arrepintiéndose) No: no diga nada. Es un secreto de­masiado peligroso, que no conviene divulgar.

[…]

.

Alberto Savinio
Capitán Ulises (Tercer Acto)
Traducció d’Elena Negri

.

.

.

Ulisse in borghese, con soprabito, cappello in testa e bastone in mano, esce di dietro il sipario interno, dal lato destro dell’arco scenico, e avanza sul pro­scenio.

.

Andrea De Chirico [Alberto Savinio], (Atenes, 15 d’agost 1891-Roma, 5 de maig 1952)

SPETTATORE   (nel ritrovarsi il capitano davanti ri­mane di sasso). Lei?… Lei?… E vestito a questo modo!

ULISSE   (con la massima calma).  Infatti.

SPETTATORE   Ma, come mai?… Non si era imbarcato? non era partito?

ULISSE   Sì: ma un pensiero, piombato nella mia mente come fulmine sopra una quercia, mi ha fatto tornare indietro.

SPETTATORE   Ma perché? perché?… Io conti­nuo a non capire!

ULISSE   Dieci anni interi ho corso cecamente dietro un mio destino terrestre. Fidavo in  una donna, in una casa, in quelle calde, confortevoli speranze che mascherano sotto un  velo di dubbia santità, l’oscura fame delle generazioni… Ha veduto anche lei in che modo sono stato ripagato! Fallito il mio primo destino, un altro subito mi venne offerto, più alto e promettente: la morte memorabile!… E con ciò?… Siamo troppo astuti ormai,  perché simili soluzioni ci possano contentare.   Che   cosa   vogliono   insomma questi intrusi da noi? chi ci comanda? a chi abbiamo a obbedire?… No: la pietosa ingenuità che ci faceva affidare la nostra sorte alle mani altrui, sia pure in quelle eccelse di una   dea,  l’abbiamo   perduta.   Io  chiedo responsabilità  piena!   rifiuto qualunque ausilio!… Sa perché?… La sede precisa del mio destino, io, alla fine, l’ho scoperta: il  destino noi ce lo portiamo qui, con noi, tra il panciotto e la camicia… Vuole rendermi un servigio? Annunci a tutti che la parte più solitaria, più eroica, più fatale della vita di Ulisse… (ravvedendosi) No: non dica nulla. È un segreto troppo pericoloso, che non con­viene divulgare.

[…]

.

Alberto Savinio
Capitano Ulisse (Atto Terzo)

 .

.

Capitano Ulisse
Giorgio De Chirico

.

.

.

Alberto Savinio

Capitano Ulisse

Piccola Biblioteca, 227

Adelphi. Milano, 2003 (terza ed.)

ISBN: 9788845906848

.

.

.

Alberto Savinio

Capitán Ulises

Traducción de Elena Negri

Editorial Sexto Piso. México D.F., 2005

ISBN: 9789685679398

.

.

.

.

Aquil·les, el «Galgo corredor», de Juan Carlos Elijas

.

.

.

GALGO CORREDOR

.

.

Aquiles, voy  a llorarte con la mirada del triste, después de la cólera, para que digan cómo muere la carne para referirnos lo vivido.

.

Mamaste de Tetis la inmortalidad y del centauro las artes de la guerra y de la medicina.

.

Aquiles, que fuiste mujer en la corte de Licómedes y te perdió el señuelo helado y cósmico de Apolo.

.

Aquiles, el enamorado, el del sexo inyectado de hormonas cada lunes.

.

El de la barba florida y el pecho extenso baila frente a Héctor descubierto en un repóquer de caballos y de carros de combate.

.

El del corazón atormentado, el oscuro, el de las armas cambiadas, el médico de sí mismo y esa princesa troyana que te amaba. El del corazón en la amistad, el virtuoso en el afecto de rubia cabellera larga, el de veloces pies hijo de una nereida metida a recepcionista, el caído en su grandeza por la jara del cobarde.

.

Aquiles, morirás también un jueves en París, bajo el arco de triunfo del aguacero en llamas, en el valle jondo del fandango, con la flecha de Cupido en el braguero, en un barrio que ahora llaman latino y que bien pudo haber sido un día tesalónico.

.

A tí te lloro, el hijo de los caballos inmortales, porque fuiste capaz de tanta ternura, solemne amador, magno mentor de tus compadres.

.

Juan Carlos Elijas (Tarragona, 1966)

Juan Carlos Elijas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

..

Juan Carlos Elijas

Delfos, me has vencido

El Bardo, colección de poesía, 28.

Los libros de la frontera. Sant Cugat del Vallès, 2009.

ISBN: 9788482550855

.

.

.

Hermes a NYC i BCN

.

.

..

.

Grand Central Station
42nd Street. Nova York

.

.

.

I Hermes en tant, el Cil·leni, cridava, de dintre, les ombres
dels senyors pretendents. I tenia a les mans la vareta
bella, d’or, amb la qual els ulls dels homes encanta,
dels que vol, i, quan vol, estant adormits els desperta.
Amb ella les migué; i les hombres, xisclant, el seguiren.
Com les rata-pinyades, al fons d’una cova divina,
voletegen xisclant, si una cau per ventura
del ratell de la roca, i es tenen unes amb altres,
elles talent, xisclant, partiren alhora; i les duia
Hermes el benefactor per les resclosides carreres.
Van vorejar els corrents de l’Oceà, i la Roca Blanquina,
van travessar els portals del Sol i el poble dels Somnis
i des d’allí tot d’una arribaren al prat de l’Asfòdel,
que és on habiten les ombres, imatges d’aquells que es cansaren.
.

Casa Pich i Pon
Plaça de Catalunya, 9. Barcelona

Odissea, XXIV, 1-14
Traducció (2ª) de Carles Riba
.
.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

.

.

.

Tot just sortit del ventre immortal,
ja no volgué restà en el breçol : saltant-ne sortia
de l’antre al camí, cercant les vaques del déu Apolló,
quan va trobar venint la tortuga; i fou molt content
pensant de cop què faria per fer-la cantar.
La pobre bèstia passava davant del portal pasturant
en l’herba florida, tant lenta en son pas;
i el fill diligent de Zeus, rient, va dir-li aquests mots:
— Bona troballa per mi, i de vàlua! No’t menysprearé:
salut! amable companya; en les festes mouràs a la dança.
En bona hora t’he vist. Mes d’on véns, oh tu, muntanyana
joguina bonica de closca pintada amb tants de colors?
Doncs ara t’agafo i et porto a la casa. I no serà en va:
faràs molt servei. Prò anem’s-en a casa, que aquí hi ha perill.
I, ja que vingueres, seràs, mentres visquis, remei per molts mals;
i, després de morta, els cants que faràs! — Digué, i, recollint-la
amb les dues mans, se n’entrà a la casa jugant-hi content;
i a la muntanyana tortuga allí dintre va treure la vida
amb un bell punxo. Igual que travessa un pensament ràpid
a l’home inquiet, o com li llampega l’esguard en els ulls,
així anava Hermes del dit an el fet. Través de la closca
clavava unes canyes de llarg desigual; posava-hi tivanta
una pell de bou, i, fortament teses, set cordes davant,
ben harmonioses : de budells d’ovella les feu. I, després
que la graciosa joguina fou llesta, l’una corda i l’altra
colpia amb el plectre: vibraven sonores al colp de sa mà.
I el déu, alegrant-se de tant bella feta, se posà a cantar
com canten per riure fadrins i donzelles, a l’edat florida,
entorn de la taula. 
.

Hermes infant.
Detall del grup escultòric del pedestal del monument a Rius i Taulet.
Passeig de Lluís Companys. Barcelona

Himne homèric III. A Hermes.
Traducció de Joan Maragall

Vegeu: Text complet

.

.

.

.

.

.

.

.

.

..

Escola d’Arts i Oficis. Antic “Bolsín” (Casino Mercantil)
c. Avinyó 23. Barcelona

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Homer

L’Odissea. Novament traslladada en versos catalans per

Carles Riba

Editorial Alpha. Barcelona, 1953

.

.

.

.

Himnes Homèrics

Traducció en vers de Joan Maragall

i text grec amb la traducció literal

de P. Bosch Gimpera

Institut de la Llengua Catalana

Impremta de l’Avenç. Barcelona, 1913.

.

.

.

Fotografies d’Hermes a Barcelona

de Mireia Valls extretes de:

HERMES I BARCELONA

Editorial Mediterrània. Barcelona

ISBN: 9788483346105

.

.

.

.

Una gran història menor de Grècia, de la mà de Pedro Olalla

.

.

.

Pedro Olalla, amb la seva Historia menor de Grecia,  ens fa aquests dies un regal excel·lent, un passi de diapositives apassionant. Com diu Nikos Moschonas al pròleg,

.

Pedro Olalla (Oviedo, 1966)

“…Pedro Olalla se acerca a la vivencia histórica y atrapa el devenir de los hechos, detectando y realzando los instantes y sucesos menores que la historia oficial no registra, precisamente por no tener cabida en ella. Cosas pequeñas, secundarias e ignoradas, que, sin embargo, encierran a menudo el germen de lo grande y de lo decisivo, sostienen los grandes acontecimientos históricos.

[…]

La mirada penetrante del autor recorre este camino desde los tiempos de Homero hasta los nuestros, desde la de Jonia hasta la Magna Grecia, desde Atenas hasta el lejano Eburacum, desde Roma hasta Constantinopla, desde Antioquía hasta Cesarea, desde Bagdad hasta Mistrás, desde Quíos hasta Valladolid, desde Esmirna hasta Telpeni. Allá donde se encuentra un rasgo de helenismo.”

.

I, en aquest recorregut, la primera imatge, i també la darrera, estan lligades als referents homèrics que aquí ens ocupen. Quan obre el teló, el primer acte es situa a les «COSTES DE JÒNIA ORIENTAL, MAR EGEU. C. 750 ABANS DE CRIST», on

.“Apoyado en su báculo, un aedo de mediana edad y cuerpo robusto avanza a zancadas sobre las rocas bajo las que se esconden los cangrejos y los pulpos. El agua que entra y sale de las oquedades acompaña el flujo de sus pensamientos. 

[…]

Últimamente el aedo se siente arrastrado por una tentación desconocida. Quiere llevar los mitos y los versos de la larga tradición en la que se ha criado hacia un poema nuevo: un poema donde lo colosal, lo oculto y lo eterno aparezcan al lado de lo humano, donde la muerte de un enemigo sea narrada con el mismo dolor que la de un aliado, donde se muestre verdaderamente que no hay sobre la tierra nada más miserable y más grandioso que el hombre.

Para lo que se propone, no necesitará—como es costumbre—narrar una campaña de principio a fin. Le bastará con unos pocos días anteriores a la toma de Troya, y no será siquiera necesario describir la caída. Él prestará su voz para cantar la cólera de Aquiles, que arrastró al Hades las almas de tantos aqueos y troyanos. Si la Musa consiente hará entender que la fragilidad y la grandeza del hombre van unidas inseparablemente; se esforzará en trazar una imagen del héroe sin perfilar netamente sus rasgos ni señalarlo nunca de forma inequívoca; dejará percibir sus brillos de excelencia confundidos a menudo con bajeza o con contradicción; y hará sentir que el éxito y el fracaso son en el fondo circunstancias ajenas a su verdadera condición. […]

Ahora, resguardado del sol en una gruta donde huele a salitre y a algas, presiente que el poema que se propone componer está llamado a sustentarse en la escritura en vez de la memoria, a cambiar la voz de los aedos por la de esos extraños dones con voz y pensamiento que Cadmo trajo un día a estas tierras. Su creación exige una osadía, tal vez un sacrilegio: dejar la palabra expuesta al silencio de la mirada. […]”

.

I el llibre d’Olalla es clou a l’«ILLA D’ISCHIA (ANTIGA PITECUSA) ITÀLIA. 1951», on Giorgio Buchner està enfeinat amb la meticulosa recomposició d’una copa de fang trobada a la tomba 168 de la vall de Sant Montano. Mentre hi treballa, el fet de que aquesta copa grega hagi estat trobada en un enterrament fenici, el porta a imaginar la convivència entre ambdós pobles en aquesta illa remota.

.

“Piensa en fenicios que aprendieron el griego y en el impulso de llevar la nueva lengua a su alfabeto. Piensa también en griegos que aprendieron fenicio y en un impulso análogo por adaptar las extrañas grafías de esta lengua a la música de las vocales griegas. Piensa que tiene entre sus dedos el testimonio más antiguo de ese nuevo alfabeto que hizo eternas las creaciones de los griegos.

[…] La inscripción está en verso: dos hexámetros dactílicos perfectos, precedidos de un trímetro jámbico, de una voz que trota mientras dice: «De Néstor … la copa, buena para beber.».

[…] Piensa en esta vasija y en el nombre de Néstor, e inevitablemente, en el pasaje de la Ilíada que describe la famosa copa del héroe homérico. ¿Es posible que no se encuentre sólo ante el graffito más antiguo de la escritura griega, sino también ante la más antigua referencia literaria de Europa? […]

.

.

.

.

Pedro Olalla

Historia menor de grecia

Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos

Acantilado, 248

Quaderns Crema. Barcelona, abril de 2012

ISBN: 9788415277729

.

.

.

Una paròdia catalana de la Ilíada, a càrrec d’«Oldman». – I –

.

.

.

Come, Mrs. Muse, but, if a maid
Then come Miss Muse, and lend me aid !
Ten thousand jingling verses bring,
That Achilles’ wrath may sing

Thomas Bridges

Homer travestie
A burlesque translation  of Homer

.

.

Gravat de l’edició de 1797 de l’ “Homer travestie”. pàgina 4.
“A red nosed truest came hobbling after
With presents to redeem his daughter.
Like a poor supplicant did stand,
With an old garland in his hand,
Filch’d from a maypole.”

.

.

.

SOMETHING
BY WAY OF 
PREFACE

.

GOOD people, would you know the reason
I write at this unlucky season,
when all the nation is so poor
That few can keep above one whore,
Except the lawyers —(whose large fees
Maintain as many as they please)—
And Pope, with taste and judgement great,
Has deign’d this author to translate—
The reason this:—He may not please
The jocund tribe so well as these;
For all capacities can’t climb
To comprehend the true sublime.

[…]

Thomas Bridges
Homer Travestie

.

.

En Joan Baptista Batlle (1876-1939), era un conegut llibreter barceloní. A la seva llibreria “L’Arxiu”, s’hi aplegaven bona part dels literats i bibliòfils de l’època, com Aguiló, Collell, Caselles i mossèn Cinto Verdaguer. D’allí en sorgí la publicació, entre els anys 1898 i 1905, d’un «Calendari Català», “coleccionat y publicat per Joan Bta. Batlle” on hi aparegueren nombrosos textos dels literats de l’època, entre ells el propi Verdaguer.

En el primer exemplar, corresponent a 1898, hi trobem el primer lliurament d’un text, signat en pseudònim per “Oldman”, que constitueix una paròdia de la Ilíada.  Una segona part o continuació fou publicada al Calendari del 1899, i la inclourem en una propera entrada.

Passem a transcriure el primer lliurament, de 1898:

.

.

.

.

FULLES DESPRESES DEL LLIBRE D’OLDMAN

.

___________

.

CANT  I  DE LA ILIADA

.

.
CRYSEU, CAPELLÁ D’APOLO
.

En aquell temps, (prop de tres mil anys há,)
diu Homero, vivía un capellá
qui tenía molt fresca y molt senzilla,
una jove, elegant y guapa filla,
de la qual, emprendat lo fill d’Atreu,
vá robarla, dexant sol á Cryseu.

.
Veusaquí l’home
desesperat
que volta y corre
tot lo vehinat.
A tots pregunta,
ningú sab res,
qui l’aconsella,
qui, l’escarneix.
Ell,  ja mitg loco,
s’arrenca ‘ls pels
pochs que li quedan
prop del clatell.
Vol torná á casa,
y á mitg carrer
topa de nassos
ab un Inglés;
gírali cúa,
fuig tot corrents,
y á la que tomba
cau llarch, estés.

.

Al sentir los qui estavan passejantse,
d’un cos que cau en terra, ‘l pataplaf,
acudiren en torn y sens tocarlo,
li preguntaren… ¿que heu ensopegat?
De rabia vert Cryseu, no contesta,
S’axeca apreta ‘ls punys, y llença un ¡ay!
més fort que tots los forts y ciutadeles,
més tiernu que l’amor als 70 anys.
Conexent en les cares que ‘l rodejan
que si no marxa prompte, ‘l xiularán,
la túnica s’expolsa y diu, «oh poble,
me ‘n vaig á comprá ungüent de contre-cás:
si algú está desitjós de mes noticies
que vage á casa, al llit me trobará.

.

Al cap de mitg hora,
com uns vint y cinch,
ó trenta, del poble,
rodejan lo llit.
Cryseu, que ‘s troba
ja molt més tranquil
del susto, lo rapte
está referint:
Lo poble s’exalta
y fá un sort burgit
que mal temps senyala
pel raptor mesqui.
L’historia comptada,
s’axecan grans crits,
volent l’auditori
venjança del vil,
mas… quedan de pedra
quan Cryseu diu
que ‘l rey, en persona,
l’autor es del crim.

.

Axis com cau la pluja desplomada
ab gran soroll, furienta desde dalt,
y pert aquell estruendo, y s’ fá mansa
y ‘s fon ab lo contacte de la mar,
axis, la furia, ‘l crits y la gatzara
y tot lo que bullía poch abans
se va quedar tranquil, com bassa d’oli
al estupendo só del nom real.

.

Y tots, poch á poch,
enfonzant lo cap
ab silenci y ordre
van anar marxant:
l’un diu, «que se ‘ls passi,
si té mal-de-caps;»
l’altre, «jo, ab familia,
¿que hi vaig á buscar?»
lo d’aqui s’escusa,
murmura’l d’allá,
y tot sol lo dexan
al agraviat.
¡¡Veyéu quines coses!!
¿qui ‘s pol refiar
de qui,… si ‘ls matexos
que ‘s brindan, ve ‘l cas,
y solet vos dexan
com al capellá?
Peró may es perduda l’esperança
per l’home de tesón,
perquè treurá satisfacció y venjança
fins d’un Agamenon.

.

.

II

.

AGAMENÓN, GEFE DE LA EXPEDICIÓ GREGA

.

Es ja mitg jorn: lo sol, com res li costan,
desparrama los llums y la calor
ab tanta força, que ‘ls vivents s’amagan
si volen evitá una insolació:
perçó l’exercit grech, dins de ses tendes
está ben replegat com un cargol,
y dintre la més alta, mirant mapes,
está sentat lo rey Agamenón:
ni ‘s veu córrer, pel camp, la segrantana,
ni saltar la llegosta, ni cap gos,
ni un escarbat siquiera — ¡res que visca!!
Diríau que es l’imperi de la mort!
encara que de tant en tant, s’axeque
ab molta pesadés, quelcom com pols,
no us penséu que es lo vent qui la belluga
perque no ‘n fá, es la evaporació:
Solament un mortal, ab molta pena,
atravessa l’atmósfera de plom
ab ulls tancats, un pam de llengua enfora,
parantse á cada pás; respirant foch.
Bé ‘s coneix que té l’ánima trencada
y negres les entranyes y lo cor
qui no tem per sa vida, y axís busca
remey en hora tal y en un tal lloch.
Arrastra, més que porta, sa persona
y arriba fadigat y angustiós
á les portes de la més alta tenda,
de la tenda del rey Agamenón.

.
Sabuda la nova,
mana ‘l senyor rey
que, per una junta
vingan los demés
oficials y gefes
del gran campament
Quan reunits foren,
(y trigaren més
que trigan les coses
que més desitgém,)
diu un d’ells, «paisanu,
entra, y á lo rey,
abans que li parles,
fés acatament.»
Lo paisanu entra,
y de tot son pes
cau genolls en terra
exclamantse ¡¡oh rey,

ja tu veus que á tes plantes se postra
lo ministre d’Apolo, ‘l gran deu,
que podrá darte auxili en la guerra
si tu ‘m tornas, avuy, lo que es meu;
Per rescat de Cryseida, ma filla,
jo ‘t regalo, en bon or, lo teu pes,
y un bon tronch de cavalls, per ton carro,
que son blanchs com la més pura neu:
¡¡tórnam, tórnam, ma filla estimada,
y no mori de pena aquest vell,
puix ma mort, sobre tu portaria
la venjança d’Apolo, ‘l gran deu!
¡¡Ojalá que l’exercit de Troya
sucumbesca á la empenta del teu,
y no ‘n quede ciutat ni muralles,
ni la terra del seus fonaments!
Los meus vots cap al cel per tu volan,
cap al cel també volan mos prechs,
però ¡tórnam ma filla estimada,
ma filla… ma filla… ma filla, oh gran rey!!

.
Desseguit se reunexen
en sessió secreta ‘ls grechs,
y opinan que aquella noya
deu tornarse, y los presents
oferts pera rescataria
entregats al mateix temps.
Creyan tots que axí ‘s faria,
mas, de prompte, s’alça ‘l rey
treyent los ulls de les closques
y foch per caxals y dents,
tremolant com la caldera
d’un vapor que vá furient,
y encar que vol dir paraules
sols articula… renechs,
«¡¡Capellá de figues seques…
(udola)… capellá en sech…
si vols torná á veure ‘l poble
hon has nascut fuig corrents,
ó sinó, de tu y d’Apolo
ne faré una truyta!… ves!
salva, si vols, los teus ossos
castanyoles dins ta pell,
pero ‘l que es de la xicota
ja t’ho dich, no farém rés;
quan arribe á ser ben vella
encara estará á prop meu,
en Argos, texintme teles,
cuydant del llit y fent temps.
En quant al or y ‘ls cavalls
blanchs ó negres que has ofert
guarda ho tot per lo teu gasto,
que aquí ‘n tením un femer;
y… vésten! perquè si baxo,
faré…» Cryseu no ‘l sent,
s’ha escapat á les primeres
de cambi… ¡qui sab ahon és!
.

.

III

.

APOLO

.

Lo ditxo diu, «ni en broma ni de veres,
ab ton senyor, no hi vulgas partir peres»
y tot lo que existeix, examinat,
se veu que ab son senyor está lligat.
Encara no ha pogut trobar la ciencia
un sol fet que no tinga consequencia,
y aquesta es l’immediat y clar senyor
que produheix lo gust ó la dolor.
A tu t’agrada ‘l vi; ¡que bé ‘l despatxas!
medita donchs.., ¿perqué no t’emborratxas?
perque tems lo senyor que está derrera
y sabs que ‘t fará mal la borratxera.
Si tens un matxo guit, ¿perqué no tossas,
ananthi per redera? tems les cosses!
Y axis veyém que á tots, abans d’obrar,
lo senyor consequencia ‘ns fá pensar;
per ço, que cadascú está ben atent
á mirar lo que fá, si es hom prudent:

.
Y no ho devia ser massa
lo dit rey Agamenón,
ni comptava ab la venjança
que está á la má fins d’un corch.
Mentres més segur se creya,
feliç, content, y joyós,
lo pare de la Cryseida
més reinflat que cap bot,
bullint la sanch en ses venes,
les venes batentli ‘l front,
lo front suhant sanch y aygua,
l’aygua y sanch banyant son coll,
lo coll vomitant glopades
de rábia, venjança y foch;
lo foch agitant sos membres,
membres que semblan d’un boig,
corre y salta per la arena,
prop del mar, sens direcció
fins que cau com una bomba,
y s’aplana, y de rebot
ja s’axeca, y torna á caure,
y arrossega lo seu cos
com una serp, rabiosa
en lo fort de la calor;
y després, quan torna á alçarse,
ni ‘s troba l’ús de rahó,
ni dos caxals que tenia
y una dent; ho ha perdut tot,
fins ha perdut les ulleres
y la trompeta, que es sort:
Vacilant sen torna á casa
que l’instint li fá de gós,
y en casa, per instint prega,
que es instint la oració.
Una imatge té de Apolo
tota entera, d’un sol tronch
d’alzina, y al davant d’ella
se prostra de genollons,
dihentli, poch més ó menos,
ab llágrimes y singlots,
«¡¡Oh deu!! si alguna vegada
t’han sigut grats los meus vots,
si ha pujat la olor de grassa
de les ovelles y bous
y cabres, en honra teva
sacrificats fins al Ol-
ympo, ‘t prech no m’abandones;
fes que paguen lo meu dol
los grechs; envíals la peste
puix tenen guerra, y que tots
patescan, donchs jo patexo,
y ploren, donchs ploro jo!!

.
Tan prompte com nos venen y depressa
les desgracies y mals y contratemps:
tan prompte com lo toro cau en terra
quan lo cachete ‘l toca en lo cervell;
tan prompte com d’una bona escopeta,
apretant lo gatillo, surt lo tret,
y arriba, en un moment, á tocá ‘l bulto
si l’home que l’engega ha apuntat bé,
tan prompte l’oració fou proferida,
atravessá l’espay, arribá al cel,
y tocant les orelles del Apolo
l’avisa, que hi havía feyna á fer:

.
Furiós Apolo,
diu al criat,
«pórtam la roba,
porta ‘l carcaix,
pórtam les fletxes,
no oblidis l’arch,
y corre… cuyta,
perqué men vaig,
que vull ma rabia
desafogar;
no t’impacientis
si torno tart:
Vaya… á la vista…»
ja es cap avall.

.
Per l’ayre, des l’Olympo fins á terra
camina á passos llarchs,
y un núvol que ‘l rodeja, fa que s’ semble
á la nit. S’ha aturat
no massa lluny dels barcos y dispara
una fletxa mortal,
rellisquenta per l’ayre, ab tanta furia,
que dexa l’arch xiulant.
Los prímers que fereix, son pobres matxos
y gossos ignocents;
mas aprés millorant la puntería,
comença á matar grechs,
en qual camp ja no ‘s veuen més que pyres
y funerals festeigs,
sens parar may la pluja de les fletxes
en nou díes enters.
Y ¿que hauría sigut del pobre exércit,
si Juno, al dia deu,
no inspira en lo gran cor del fort Aquiles
la idea de que ‘ls Grechs
ab ell reunits, procuren trobá un medi
per aplacar als deus?

.

Oldman

.

.

.

.

Homer travestie

A burlesque translation of Homer in two volumes

[Thomas Bridges]

The fourth edition improved

Printed for G.G. and J. Robinson. Paternoster-Row

London, 1797

.

.

.

Calendari Catalá

pera l’any 1898

Coleccionat y publicat per 

Joan Bta. Batlle

L’Arxiu. Carrer de la Tapineria numº 48

Barcelona

.

.

.