Inici > Ecos de la Ilíada > Una gran història menor de Grècia, de la mà de Pedro Olalla

Una gran història menor de Grècia, de la mà de Pedro Olalla

.

.

.

Pedro Olalla, amb la seva Historia menor de Grecia,  ens fa aquests dies un regal excel·lent, un passi de diapositives apassionant. Com diu Nikos Moschonas al pròleg,

.

Pedro Olalla (Oviedo, 1966)

“…Pedro Olalla se acerca a la vivencia histórica y atrapa el devenir de los hechos, detectando y realzando los instantes y sucesos menores que la historia oficial no registra, precisamente por no tener cabida en ella. Cosas pequeñas, secundarias e ignoradas, que, sin embargo, encierran a menudo el germen de lo grande y de lo decisivo, sostienen los grandes acontecimientos históricos.

[…]

La mirada penetrante del autor recorre este camino desde los tiempos de Homero hasta los nuestros, desde la de Jonia hasta la Magna Grecia, desde Atenas hasta el lejano Eburacum, desde Roma hasta Constantinopla, desde Antioquía hasta Cesarea, desde Bagdad hasta Mistrás, desde Quíos hasta Valladolid, desde Esmirna hasta Telpeni. Allá donde se encuentra un rasgo de helenismo.”

.

I, en aquest recorregut, la primera imatge, i també la darrera, estan lligades als referents homèrics que aquí ens ocupen. Quan obre el teló, el primer acte es situa a les «COSTES DE JÒNIA ORIENTAL, MAR EGEU. C. 750 ABANS DE CRIST», on

.“Apoyado en su báculo, un aedo de mediana edad y cuerpo robusto avanza a zancadas sobre las rocas bajo las que se esconden los cangrejos y los pulpos. El agua que entra y sale de las oquedades acompaña el flujo de sus pensamientos. 

[…]

Últimamente el aedo se siente arrastrado por una tentación desconocida. Quiere llevar los mitos y los versos de la larga tradición en la que se ha criado hacia un poema nuevo: un poema donde lo colosal, lo oculto y lo eterno aparezcan al lado de lo humano, donde la muerte de un enemigo sea narrada con el mismo dolor que la de un aliado, donde se muestre verdaderamente que no hay sobre la tierra nada más miserable y más grandioso que el hombre.

Para lo que se propone, no necesitará—como es costumbre—narrar una campaña de principio a fin. Le bastará con unos pocos días anteriores a la toma de Troya, y no será siquiera necesario describir la caída. Él prestará su voz para cantar la cólera de Aquiles, que arrastró al Hades las almas de tantos aqueos y troyanos. Si la Musa consiente hará entender que la fragilidad y la grandeza del hombre van unidas inseparablemente; se esforzará en trazar una imagen del héroe sin perfilar netamente sus rasgos ni señalarlo nunca de forma inequívoca; dejará percibir sus brillos de excelencia confundidos a menudo con bajeza o con contradicción; y hará sentir que el éxito y el fracaso son en el fondo circunstancias ajenas a su verdadera condición. […]

Ahora, resguardado del sol en una gruta donde huele a salitre y a algas, presiente que el poema que se propone componer está llamado a sustentarse en la escritura en vez de la memoria, a cambiar la voz de los aedos por la de esos extraños dones con voz y pensamiento que Cadmo trajo un día a estas tierras. Su creación exige una osadía, tal vez un sacrilegio: dejar la palabra expuesta al silencio de la mirada. […]”

.

I el llibre d’Olalla es clou a l’«ILLA D’ISCHIA (ANTIGA PITECUSA) ITÀLIA. 1951», on Giorgio Buchner està enfeinat amb la meticulosa recomposició d’una copa de fang trobada a la tomba 168 de la vall de Sant Montano. Mentre hi treballa, el fet de que aquesta copa grega hagi estat trobada en un enterrament fenici, el porta a imaginar la convivència entre ambdós pobles en aquesta illa remota.

.

“Piensa en fenicios que aprendieron el griego y en el impulso de llevar la nueva lengua a su alfabeto. Piensa también en griegos que aprendieron fenicio y en un impulso análogo por adaptar las extrañas grafías de esta lengua a la música de las vocales griegas. Piensa que tiene entre sus dedos el testimonio más antiguo de ese nuevo alfabeto que hizo eternas las creaciones de los griegos.

[…] La inscripción está en verso: dos hexámetros dactílicos perfectos, precedidos de un trímetro jámbico, de una voz que trota mientras dice: «De Néstor … la copa, buena para beber.».

[…] Piensa en esta vasija y en el nombre de Néstor, e inevitablemente, en el pasaje de la Ilíada que describe la famosa copa del héroe homérico. ¿Es posible que no se encuentre sólo ante el graffito más antiguo de la escritura griega, sino también ante la más antigua referencia literaria de Europa? […]

.

.

.

.

Pedro Olalla

Historia menor de grecia

Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos

Acantilado, 248

Quaderns Crema. Barcelona, abril de 2012

ISBN: 9788415277729

.

.

.

  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: