Archive

Archive for novembre de 2013

Dissus, de Simon van der Geest, amb il·lustracions de Jan Jutte.

.

.

Dissus pSimon van der Geest and Jan Jutte

Dissus

Dissus is a modern boy in a cool pair of long shorts and a tracksuit top, who finds himself in a dream adventure with nine classmates. The ten friends have to fight their way past giants, monsters and sorceresses, including Farmer One-Eye, Circe and the Scylla 2000. One boy after another meets a sticky end.

No, this certainly isn’t a story for babies: Dissus is a modern adaptation of Homer’s Odyssey by Simon van der Geest. The most important theme of this classic work could scarcely be more adult: the grave responsibility that Odysseus carries for getting his men safe­ly home. That’s not a subject you can simply ignore. And Odysseus’ modern-day counter­part finds out that being in charge isn’t all that much fun.

Dissus 1

The wanderings of Odysseus are among the most retold stories in history. The Netherlands has also seen the usual retellings for children, mostly in prose that relates the story faithfully, but feels a bit stiff and old-fashioned. The nice thing about Van der Geest’s version is that he doesn’t treat Homer with false respect, but with boyish panache, breathing new life into the tale with his refreshing approach.

Van der Geest tells the story in lively, boyish slang, as though he came up with everything all by himself. Classicists may find it hard to admit, but the book perfectly encapsulates the epic Odyssey.

Dissus 2Van der Geest also makes the wise decision to tell the story in modern free verse. And, as in his other poems, he writes swinging, highly quotable poetry for boys. You can imagine that any teacher with a talent for reading out loud will have no difficulty finding enthusiastic listen­ers for this story. And that would put Homer right back where he belongs: in lively colloquial speech, rather than in stodgy translators’ prose.

And although this may not often happen with books in translation: Jan Jutte’s powerful illus­trations deserve to travel all around the world with Dissus.

Nederlands letterefonds
Duch Foundation for Literature

.

Simon_van_der_Geest

Simon van der Geest
(Gouda, Països Baixos, 12-02-1978)

..

.

.

.

.

.

Dissus pSimon van der Geest

Dissus

Met tekeningen van Jan Jutte

Querido’s Uitgeverij. Amsterdam, 2011

ISBN: 9789045110820

.

.

.

L’Odissea a «Un son profund», d’Enric Iborra

.

.

Fa temps que gaudim d’un excel·lent i estimulant bloc, que també és un bloc amic: la serp blanca, del professor de llengua i literatura catalanes a l’IES Lluís Vives de València, Enric Iborra, autor també d’un lloc web homònim.

Ara tenim el goig de tenir entre les mans un bell i interessant llibre, acabat d’aparèixer, en el que s’hi compilen els materials publicats en el bloc, revisats i corregits per l’autor: Un son profund. Dietari d’un curs de literatura universal.

En l’interessant periple d’Enric Iborra, de la mà dels seus alumnes, per la literatura universal, hi tenen un lloc destacat els poemes homèrics, i en especial l’Odissea.

Us n’oferim un tast:

.

.

Un son profund - Iborra

Una […] escena fonamental de l’Odissea: Ulisses al país dels feacis, a la cort del rei Alcínous, es posa a plorar quant sent l’aede Demòdoc cantar la gesta del cavall de Troia. Aquesta escena, com la de la baixada a l’Hades, també serà un model insistit per a la literatura posterior: en el llibre primer de l’Eneida, Enees i els troians arriben a Cartago i veuen representades en les portes d’un temple escenes de la guerra de Troia. Molt més tard, en la segona part del Quixot, el protagonista es troba amb personatges que han llegit les seues aventures de la primera part. El personatge de ficció —Ulisses, Enees, Don Quixot—, llegit pel lector, es converteix ell també en lector d’ell mateix i adquireix així una dimensió doble. El lector sap que és un personatge de ficció, però el personatge també ho sap. Aquesta intrusió de la ficció dins de la ficció té com a efecte immediat qüestionar o difuminar la frontera entre realitat i ficció o entre vida i art, així com plantejar la relació problemàtica entre totes dues. És un tema essencial de la literatura.

.

[…] Faig una última repassada a les notes que vaig prendre durant aquesta lectura de l’Odissea i em trobe apuntat aquest vers, el quinze, del Cant XIII: «ser generós és molt dur si no es rep res a canvi». Versos com aquests ajuden a comprendre per què els clàssics són clàssics.

.

.

Enric Iborra

Enric Iborra

.

.

Un son profund - IborraEnric Iborra

Un son profund
Dietari d’un curs de literatura universal

Viena Edicions. Barcelona, novembre de 2013

ISBN: 9788483307588

.

.

.

«Habla, Musa, de aquel hombre astuto que erró largo tiempo…». L’Odissea de Fernando Gutiérrez González

.

.

.

Habla, Musa, de aquel hombre astuto que erró largo tiempo
después de destruir el alcázar sagrado de Troya,
del que vio tantos pueblos y de llos su espíritu supo,
de quien tantas angustias vivió por los mares, luchando
por salvarse y por salvar a los hombres que lo acompañaban;
mas no puso, ¡ay!, salvarlos, no obstante el esfuerzo que hizo.
¡Insensatos! La muerte a sus propias locuras debieron.
Se comieron las vacas del Sol, Hijo de las Alturas, que apartó de sus vidas el día feliz del retorno.
Diosa, hija de Zeus, cuéntanos parte de sus andanzas.
.

Odissea, I, 1-10
Traducció de Fernando Gutiérrez
Publicada per Josep Janés i Olivé el 1951.

.

.

.

Hemos tenido ocasión de examinar […] la traslación de la Odisea en verso castellano por Fernando Gutiérrez. Creo que, a pesar de lo abrumador de la tarea —12.110 hexámetros—, Gutiérrez la ha llevado a buen cabo. A nadie se le oculta la dificultad de poner en medida romance los hexámetros de Homero. Pero pienso que hay algo en la poesía del propio Gutiérrez, cierta capacidad para contar, para narrar lo que sucede a determina­dos personajes creados por el poeta —ahí está su Anteo e Isol­da—, que le facilitaba de algún modo la tarea.

Ni puedo ni quiero poner coletillas eruditas a la labor de Gutiérrez. (El que desee conocer la tradición de Homero ro­manceado ahí tiene el espléndido prólogo de Segalá a la edi­ción conjunta de las obras del poeta griego hecha por Monta-ner y Simón.) Situado en un estado de ánimo semejante al del autor de esta traslación para comprender la Odisea, no debo sino señalar el entusiasmo con que ha querido ver en ella, ante todo y sobre todo, la obra de un poeta. Toda la labor de Gu­tiérrez se supedita a esta visión. La larga andadura de los ver­sos de dieciséis sílabas refleja, sin duda, dentro de lo posible, algo de la poderosa eficacia del original. Y si a veces el verso se mantiene con dificultad y a costa de la utilización excesiva de algunas partículas, en muchas, las más, se consigue una expre­sión vigorosa y cumplida.

Las fuentes de esta traslación han sido la versión castellana de Segalá y el texto griego con traducción francesa de Victor Bérard. También ha sido utilizada, como se indica en el prólo­go, la traducción en verso catalán de Carles Riba. Esta es, en lo fundamental, toda la erudición con que se nos presenta nues­tro nuevo Homero en castellano. Táchele a Fernando Gutié­rrez quien lo crea necesario la escasez de aparato erudito. Pero es posible que por vía puramente arqueológica jamás se llegue a alumbrar nada nuevo sobre aquel de quien lo más bello, y por eso tal vez lo más verdadero, que sabemos es que, amado extremadamente por la Musa, recibió de ella un bien y un mal, «puesto que le privó de la vista y le dio un dulce canto».

José Ángel Valente
Epíleg a la traducció de l’Odissea, de Fernando Gutiérrez

.

.

.

Sobre Fernando Gutiérrez:

Fernando Gutiérrez: editor, poeta y viceversa (Blog negritas y cursivas, de Josep Mengual)

Fernando Gutiérrez: mentor de Juan Goytisolo (Blog negritasycursivas, de Josep Mengual)

Firmar obra ajena para esquivar la censura franquista (Blog negritasycursivas, de Josep Mengual)

Josep Mengual. A dos tintas. Josep Janés, poeta y editor

.

Fernando Gutiérrez

Fernando Gutiérrez
Barcelona, 1911 – 1984)
Foto: “La Vanguardia Española”, 25-03-1969

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Odisea - Fernando GutiérrezHomero

Odisea
Prólogo y traslación en verso de Fernando Gutiérrez
Introducción de Joan Casas
Epílogo de José Ángel Valente

debolsillo (RandomHouse Mondadori). Barcelona, novembre 2013
ISBN: 9788490327883

.

.

Josep Mengual - A dos tintasJosep Mengual Català

A dos tintas
Josep Janés, poeta y editor

Debate (Random House Mondadori). Barcelona, setembre 2013

ISBN: 9788499923277

.

.

.

.

«—Os voy a joder vivos —dijo en su hermosa lengua el celeste Odiseo». José Ángel Valente i la matança dels pretendents

.

.

.

Rapsodia vigesimosegunda

.

Antínoo, hijo de Eupites, había caído del alto gorgorito de su estupidez muerte abajo. Qué her­moso pareciera vivo a los necios. Muerto, reveló la entera luz de su naturaleza: era un cerdo san­griento. La lengua se le vino para afuera de la boca, espesa y sucia. Cayó contra su espalda, ebrio de vacío. Los pretendientes revolotearon en un des­barajuste de mesas volteadas y manjares caídos. De las cráteras rotas corrió rojo y hostil el vino airado.

—Gracias, oh dioses, por haberme hecho capaz de la venganza y de la cólera —dijo el héroe. Des­pués dio un largo, increíble berrido que se pro­longó infinitamente, igual que si saliese de una cueva sin fondo. Apoyado en firme sobre su pro­pio cuerpo, flexionó las rodillas con las piernas abiertas y comenzó a batir los muslos poderosos.

—Os voy a joder vivos —dijo en su hermosa len­gua el celeste Odiseo.

Algunos de los predifuntos vomitaron de ho­rror y el aire se llenó de un olor agrio. Los demás recularon como marea loca. Mas fue en vano, pues ya no tuvo tregua la matanza. Los cadáveres se amontonaban sin rigor, sin espacio bastante para caer, sin hora ni ocasión para decir palabra me­morable. Alguno de los de abajo, aún no acabado, se sacudía cada poco con el hipo horrendo de la muerte y hacía retemblar el entero montón de cuerpos desinflados.

Ya el cabrero Melantio, mesturero follón que acarreara lanzas y yelmos para los pretendientes, pateaba colgado de una viga con el cuerpo torci­do, gritando sin esperanza, pues muy pronto sus miembros iban a ser despedazados por el héroe, que dio luego a los perros sus narices y orejas, los enrojecidos testículos y el falo tembloroso.

Leodes, el arúspice, que había echado suertes falseadas, bien conoció la suya en esta hora, pues su cabeza quedó sola en el aire, segada con preci­sión de un solo tajo y mientras aún hablaba. Oh ca­beza locuaz, nadie pudo llorarte.

A gatas, entre el sudor de la venganza y el humo de la sangre, llegó al fin hasta el héroe Fe-mio Terpíada, el aedo. Venía con la lira sobre el pecho, a modo de protección o de escudo irrisorio, gimiendo como hembra paridera.

—Ah tú, heroico vate —dijo Odiseo, tentándole el pescuezo con mano carnicera.

Pero el poeta cayó de golpe al polvo, sacudido por las convulsiones del miedo. El héroe rió con ferocidad rayana en la ternura.

—No quieras degollarme —dijo Femio con voz casi ilegible—. Canté a los pretendientes, obligado por la necesidad, la canción que un dios me ins­piraba. Los tiempos son difíciles y quién iba a pen­sar que tú vendrías. Así que tuve necesidad de pan, de un puesto, de un pequeño prestigio entre los otros, de modestos viajes por provincias. Pero aun así he de decirte que gusté la prisión por lealtad a ti, si bien fue sólo en los primeros tiempos. Des­pués los dioses me engañaron, pues ellos hacen la canción y la deshacen y ponen hoy al hombre en un lugar y soplan otro día y lo destruyen. No quie­ras tú quitar la vida a quien nada tiene de sí, pues ni siquiera la canción es suya.

Así habló el aedo, mercenario de dioses y de hombres, y Telémaco que asistía a su padre en la matanza, pero conocía mejor la desdichada suerte de la lírica en los años siguientes a la guerra de Troya, intervino en favor del poeta caído.

Así salvó el Terpíada lira y pelleja, con la in­dignidad propia de una especie en la que, gratuito, un dios pone a veces el canto.

Odiseo y Telémaco azufraban la casa y encen­dían el fuego. Las esclavas oían temblorosas las ór­denes del amo, apretujadas unas contra otras como tibias becerras. El poeta, sentado aún sobre un charco de sangre, pulsó al azar la lira. Se oyó un so­nido tenue, tenaz e inútil, que quedó en el aire, solo y perdido, como un pájaro ciego.

.

José Ángel Valente
El fin de la edad de plata

.

.

.

.

REAPARICIÓN DE LO HEROICO

.

La flor de los pretendientes y las buenas familias
en los salones espaciosos.
Y ya la guerra de Troya terminada
de tiempo atrás. Los hombres que allí fueron,
los sonoros navíos, el caballo mortífero,
vagas patrañas de la ideología.

Cómo puede esperar Penelopea.
Quien tenga una esperanza ocúltela,
pues el tiempo es de tibia descreencia
bien templada para la ocasión,
y la palabra más pura en los salones
sin tanta servidumbre a lo pasado.

Reunámonos, pues, para cruzar apuestas
sobre el futuro que nosotros somos
y olvidemos el arco, el duro arco del rey,
aquel objeto pesado y anacrónico
que la sentimental Penelopea
aún tiene por sagrado.

Así habló
y así se alzó entre todos Antínoo,
flor de los pretendientes y las buenas familias,
joven experto en lenguas extranjeras,
hábil en la ironía y el pastiche.

Rió la concurrencia con dulzura
y se sintieron más en el meollo
del capital asunto
todos los pretendientes de provincias.

Pero ya el harapiento vagabundo,
el huésped no aceptado,
impuesto por el hijo de la reina,
acariciaba el arco.
Así templó la resistencia
de la tenaz materia.
Tocó la flecha amarga,
hizo vibrar la cuerda poderosa
con un rumor distinto
y un tiempo antiguo vino en oleadas
de hosca respiración hasta los hombres.

Tomó Antínoo una copa entre sus manos
y alzóla en medio del festín.

Estaba tenso el arco.
Un dios de torva faz medía los segundos.
La saeta partió veloz,
certera. Atravesó su punta
la garganta de Antínoo y salió por la nuca.
Un chorro espeso
de irreparable sangre vino
a las fauces del muerto.

Flor de los pretendientes,
irrisorio despojo,
entre el vaho animal de la hermosa matanza.

Valente

José Ángel Valente
(Ourense, Galícia, 1929 – Ginebra, Suïssa, 2000)

.

José Ángel Valente
El inocente

.

.

.

.

.

.

Valente - El fin de la edad de plataJosé Ángel Valente

El fin de la edad de plata,
seguido de Nueve enunciaciones

TusQuets editores. Barcelona, 1973

ISBN: 9788472239265

.

.

.

Odisseu crida en alta veu, de Josep M. Llauradó

.

.

.

ODISSEU CRIDA EN ALTA VEU

.Llauradó - El vers de l'esclau

I

.

Odisseu crida en alta veu
i la mar hi oposa silenci
Egipte terra de joncs
davant tons ulls
i el fred càlcul que faig
per topar-te als passadissos
dos quatre cinc dies l’any
i l’ardit innoble
les ones que mouen el vaixell
.
torna Odisseu a casa i els porcs l’escolten
ningú no el creu
anònims els companys de travessia
obliden i la memòria cedeix
la incomunicació i el viatge són destins com
una fletxa que t’obre el globus de l’ull
potser més molests
.
Odisseu ha emigrat
parlat del melting pot
els companys li fan una apologia del mar
del viure sense servituds
quins cants ha de rebre
dividit dels seus
aquesta llar viure-hi és càlid
no vull ser sobirà
aquest silenci nu que promet salvació
altres mars
fugir del jou
els vestigis de perdre
garbellar els errors
no hi ha imatges impreses ni cartes ni graals.

.

II

.

Torna Odisseu a casa i només és conegut pel ca
demana qui escriu les nostres vides
tria com cada home ser monstre o quimera
accepta el regal: se’ns ha donat somniar-nos
somnia Odisseu perquè no pot escriure
relata la nostra història i s’interroga
torna Odisseu a casa i només coneix la mar
són només l’Hèl·lade i la mar els nostres mons
volem tan sols la glòria d’una vida plena
atorguem-nos-la només nosaltres sols
cantem per ser cantats per altres homes
visquem en Terror per reviure amb Schliemann
dipositem les idees i l’estimació
en curts versos sobre una copa d’or
aquest és el teu cos omple’l de vida
cercau el lloc de la tornada pregau per altres viatges
mirau un home gran i fràgil que espera consell dels joves
viviu com a eterns pretendents i sense por
gomboldau els estranys emparau els minyons
dubtau? en tal cas alçau sempre la mà ajudant el proper
rapiu només per seducció només per vici
no us sotmeteu temeu els déus feu fèrtil la terra
revoltau-vos contra les ànimes que no estimen
la mar.
.
No hi ha runa possible per a qui encalça un somni.

Josep Maria Llauradó (Castelló, 1961)

Josep Maria Llauradó
(Castelló, 1961)

.

Josep M. Llauradó
El vers de l’esclau

.

.

.

.

.

Llauradó - El vers de l'esclauJosep M. Llauradó

El vers de l’esclau

Premi ciutat de Palma Joan Alcover de poesia en català, 2012

onadaedicions.com. Benicarló, octubre de 2013
ISBN: 978841522199

.

.

.